Elaboración

En nuestra bodega se elaboran vinos blancos, tintos y semidulces. Dependiendo del tipo de vino que se quiera realizar, variará también su elaboración.

Se puede mencionar que los primeros 3 pasos de la elaboración son comunes en cualquier tipo de elaboración:

  1. Lo primero que haremos para iniciar la elaboración del vino es plantar la vid. Seleccionando vides blancas o tintas y con las mejores características.
  2. El segundo paso consiste en el correcto cuidado y mantenimiento de la vid, consiguiendo así un producto de alta calidad, respetando siempre con nuestros tratamientos el medio ambiente, con la utilización de productos residuo cero.
  3. Tras la observación, vigilancia y toma de muestras de las uvas, se procede a la recolección de la misma para que llegue con las mejores cualidades a la bodega.

A continuación, los pasos se podrán dividir según el tipo de vino a realizar. Tenemos por un lado los blancos:

  1. Recepción de la uva en bodega.
  2. Prensado de la misma, obteniendo así el mosto y depositándolo en los depósitos de fermentación.
  3. Se procede a la transformación del azúcar mediante la fermentación en alcohol, pasando a ser denominado de mosto a vino.
  4. Posteriormente se pasa a diferentes fases de trasiego que consisten en separar el vino de las lías, para que estas no den malos aromas al mismo.
  5. Con el vino limpio se pasa a su almacenamiento en depósitos para su correcto reposo hasta que se filtre y embotelle.

Por otro lado, los vinos tintos:

  1. Recepción de la uva en bodega.
  2. Despalillado. Consiste en la separación de las bayas del racimo y se procede al envío de las bayas al depósito de fermentación.
  3. Se procede al envío de las bayas al depósito de fermentación. Consiguiendo así por su propio peso la obtención del mosto y por inversión de la piel extraemos los colores, polifenoles y demás características de la piel de la baya.
  4. A continuación, se adentra en diferentes fases de trasiego que consisten en separar el vino de las lías, para que no den malos aromas al mismo.
  5. Con el vino limpio se pasa a su almacenamiento que puede ser en barrica para obtener un vino tinto reserva o en depósito para un vino tinto joven. Después se procederá a su embotellado.

Por último, los vinos semidulces:

  1. Recepción de la uva en bodega.
  2. Prensado, obteniendo el mosto y transportándolo al depósito de fermentación, donde posteriormente detendremos la fermentación dejando el grado de azúcar buscado y poder obtener el dulzor correspondiente del vino.
  3. A continuación, se adentra en diferentes fases de trasiego que consisten en separar el vino de las lías, para que no den malos aromas al mismo.
  4. Una vez obtenemos el vino limpio pasamos a su almacenamiento en depósitos para su correcto reposo hasta que se filtre y embotelle.